¿Quién le teme al mercado?

Los mercados son organizaciones sociales  que propician las condiciones para el intercambio. Por su intermedio los oferentes y demandantes de un determinado bien o servicio, entran en una relación comercial a fin de realizar transacciones.

En la antigüedad funcionaron mediante el trueque, después apareció el dinero y, a través de la historia, han tomado diversas formas, como el ágora en Grecia, el foro en Roma, las ferias libres de nuestro barrio, las bolsas de valores y los más sofisticados mercados virtuales, de flores o de pescados frescos en la actualidad.

mercadoflores

Todos cumplen en mismo objetivo: propiciar las mejores condiciones de intercambio posibles a vendedores y a compradores, asegurando, de paso el abastecimiento o distribución de los bienes y servicios en una sociedad.  Asimismo, intentan atraer a la mayor cantidad de participantes, tal que, ninguno por si mismo pueda manipular o determinar los precios para su beneficio y se logre que éstos se determinen de acuerdo a las leyes de la oferta y de la demanda, logrando el ideal de la competencia perfecta.

Sin perjuicio de lo anterior, la mayor parte de los mercados no son perfectos. En general, toda vez que no existan alternativas de contraparte (estoy obligado a venderle o a comprarle alguien), calidad o precio, el estado o el gobierno deberá regular estos mercados para que permitan superar estas imperfecciones, impedir abusos o asegurar el acceso a bienes y servicios considerados fundamentales como la salud y la educación. Lo difícil para el estado, es hacerlo sin ahogar la competencia.

Crear condiciones de libre competencia es vital para una sociedad que quiere estimular la mejora constante de la calidad de los bienes y servicios que se ofrecen y consumen en un mercado. Evitar la formación de oligopolios o monopolios, la colusión, el mal uso de información privilegiada y otras formas de abusos en la actividad económica es imprescindible para mantener mercados dinámicos que estimulen el desarrollo y crecimiento de la sociedad.

Los mercados son todos distintos. No son bondadosos, ni malos, ni crueles, ni mágicos. Son solamente organizaciones  para propiciar las mejores condiciones de intercambio posibles a vendedores y a compradores, asegurando, de paso el abastecimiento o distribución de los bienes y servicios en una sociedad.

Anuncios

Una respuesta a “¿Quién le teme al mercado?

  1. Pingback: Quieren restringir #MultifondoLibre: cambios masivos afectan grandes intereses RT | Aumenta tu fondo de pensiones·

Opina aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s