Deudores o acreedores. ¿En qué lado quiero estar?

Nuestros fondos de pensiones,  han jugado un rol financiero fundamental en el desarrollo y crecimiento de la economía chilena, desde que existen en 1981. En efecto, además de financiar las pensiones de los trabajadores, han sido una fuente importante de recursos para que, a través de los mercados financieros, las empresas puedan llevar a cabo sus proyectos, emprendimientos y planes de desarrollo, generando con ello empleo y crecimiento en el país.

Los fondos acumulados, que representan un 54,73% del Producto Interno Bruto(PIB) de Chile, han superado la demanda del mercado financiero local, por lo que ha sido necesario invertir parte de esos fondos en el exterior para asegurar adecuadas rentabilidades a los afiliados. Al 31 de marzo de 2012 un 42,37% de los fondos estaba invertido en el exterior.

Por otra parte, el endeudamiento promedio para consumo de las personas crece año a año, a través de las grandes tiendas, los bancos y las tarjetas de crédito. Muchas veces este sobreconsumo se hace habitual hasta que el peso de los intereses genera déficit, angustia y desorden financiero. Cualquier presupuesto que se permite el lujo de cubrir con deuda un déficit permanente, gatilla un círculo vicioso que inevitablemente conduce a la quiebra.

Tarde o temprano, el volumen acumulado y creciente de la deuda hará que los financistas tomen resguardos elevando las tasas de interés o simplemente dejen de confiar en nuestra capacidad de pago.

Algo parecido les pasa a los países europeos. No pudieron financiar el llamado Estado de Bienestar, se endeudaron para hacerlo y ahora, les sale cada vez más caro financiarse, porque prestarles importa un alto riesgo de no pago.

Y no es que el crédito sea malo en sí mismo. Al contrario, la disponibilidad de crédito es vital para financiar proyectos personales, de empresas e incluso del Estado. Lo irracional es endeudarse cuando el costo del crédito es superior a la rentabilidad del proyecto que queremos financiar.

Cuando nos endeudamos para consumo,  tenemos que ser capaces de servir esa deuda y, además, dejarnos un espacio de maniobra, dinero disponible, para cubrir imprevistos.

Hay quienes opinan que la lucha de clases no se da exactamente entre ricos y pobres, sino entre deudores y acreedores. La propaganda con que se bombardea a la población, genera  constantes y renovadas necesidades de consumo en el individuo, quién recurre al crédito sin dimensionar los monumentales intereses que termina pagando.

El SERNAC financiero, la reducción de la tasa máxima convencional y otras medidas sin duda ayudarán. Pero, la mejor protección al consumidor es el reforzamiento de su educación financiera, de tal manera que pueda decidir en conciencia en qué lado de la mesa quiere estar: en el lado de los inversionistas o en el lado de los deudores.

Nuestro sistema de pensiones, permite que cada uno de los trabajadores afiliados ahorre mensualmente un 10% de sus ingresos, estos recursos sean invertidos y, junto  a las rentabilidades obtenidas, financien sus pensiones al término de su vida laboral.

Gracias a esto, muchos nos sentamos por primera vez del lado de los acreedores y debemos velar por la seguridad y rentabilidad denuestras inversiones.

La rentabilidad promedio obtenida durante los 40 años de vida laboral activa de una persona explicará más de un 80% de los fondos acumulados.

En este caso suponemos una persona que gana $500.000 al mes, su cotización obligatoria del 10% es $50.000, y que la tasa de rentabilidad es del 7% anual promedio en todo el período.

En 40 años acumula 124,27 millones de pesos, lo que permitiría financiar una pensión bruta aproximada a los $875.000, ¡un 75% superior a la que obtenía en su vida activa!

Pequeñas diferencias en las rentabilidades, en un plazo largo, producen enormes diferencias en los saldos finales.

 

Un 2% adicional en la rentabilidad anual, de 7% a 9%, genera 88,21 millones de pesos adicionales

Un 4% adicional, de 7% a 11%, genera 245,29 millones de pesos adicionales.

Opina aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s