¿Hacia dónde vamos, Chile? Educación de calidad para el destete.

¿Hacia dónde vamos, Chile?

Educación de calidad para el destete.

Los humanos somos los vertebrados mamíferos más evolucionados. Tenemos las características fisiológicas del resto de los mamíferos, pero nos hemos diferenciado por nuestra gran capacidad de aprendizaje, la versatilidad de nuestras manos, nuestra capacidad de marchar erguidos, nuestro cerebro y la capacidad para comunicarnos.

Como mamíferos, nos caracterizamos por que las madres alimentan a sus crías a través de las mamas. Dicen que esto es porque, como somos animales complejos, necesitamos  más tiempo dependiendo de la madre, después de nacer, para adquirir conocimientos propios de la especie. Concluido el desarrollo y el aprendizaje inicial, tarde o temprano, viene el destete y la autovalencia del individuo.

madre_amamantando

Es  probable que estemos genéticamente programados para ser criados por nuestras madres para independizarnos. Mientras más rápida y buena la crianza, más y mejores individuos aporta la madre a la conservación de la especie.

La educación pública, como la crianza materna, debería tener por objeto prepararnos para adquirir los conocimientos propios de la sociedad (ya no de la especie) hasta que logremos independizarnos. Mientras más rápida y buena la preparación, más y mejores individuos aporta la educación pública a los objetivos de nuestra sociedad.

Queda entonces preguntarnos: ¿Para qué querríamos educar? ¿Cuáles serían los objetivos de nuestra sociedad?

¿Queremos fomentar la cultura del trabajo, del ahorro y la prosperidad? o ¿Queremos dar a cada cuál según su necesidad, independientemente de su esfuerzo y creatividad?

Sin duda que son dos alternativas extremas y seguro que hay infinitas alternativas intermedias. Es algo que deberíamos discutir, acordar y plasmarlo definitivamente en nuestra constitución, definiendo qué derechos debe garantizar el estado a los chilenos.

Vota

Hay derechos cuya garantía significa un gasto para el estado y otros que no. Por ejemplo: garantizar la seguridad, la soberanía, la administración del estado, la democracia, la justicia, la propiedad, la educación, la salud, la previsión, la vivienda, la alimentación y el vestuario, tiene un costo para el estado.

En cambio: el derecho a la vida, la libertad de expresión, de opinión, de credo religioso, de reunión, de asociación y de emprendimiento, comercio y trabajo, no implican un gasto del estado, sino, más bien, el compromiso de no obstaculizarlos.

Parece simple el acuerdo en aquellos derechos en que al estado le basta abstenerse de obstaculizar (aquellos que no significan gasto).

El problema se produce con los derechos cuya garantía significa un gasto, porque significa que se tendrán que financiar con ingresos fiscales, principalmente a través de los impuestos. Hasta aquí, en Chile estamos de acuerdo en que la seguridad, la soberanía, la administración del estado, la democracia, la justicia, la propiedad y, desde 2014, la educación de calidad, deben ser garantizadas por el estado.

La reforma tributaria promulgada el 26 de septiembre de 2014 es para financiar esta nueva garantía del derecho a una educación de calidad.

Espero que la reforma educacional esta vez sea una exitosa experiencia para el país, dado el alto costo en términos tributarios, de expectativas y su negativo impacto inmediato en crecimiento y empleo. La educación pública de calidad justifica con creces este sacrificio. No lograrla supondría un despilfarro de marca mayor.

La educación será exitosa solo si logra plasmar en los chilenos la cultura del trabajo bien hecho, del ahorro, de la prosperidad y de la independencia financiera. Solo entonces contribuirá al imprescindible destete, al destierro de la tendencia a pensar que el estado debe garantizarlo todo y a igualar las oportunidades de las personas independiente de la cuna en que les toque nacer.

Esto no contradice a la concepción del estado solidario. Al igual que una madre, el estado debe ayudar a que los más desvalidos salgan adelante. Esto no lo libera de su obligación de fomentar la cultura del trabajo.

Una desventaja adicional de un estado excesivamente garantista es que anula el incentivo al esfuerzo individual. ¿Para qué esforzarme tanto, si tengo subsidio de cesantía suficientemente bueno?, ¿Para qué formalizar mi emprendimiento, si con ello pierdo el acceso al subsidio a la extrema pobreza?, ¿Para qué ahorrar para mi pensión, si al final del camino, si no he ahorrado lo suficiente, con la pensión mínima garantizada por el estado estoy conforme?

Anuncios

6 Respuestas a “¿Hacia dónde vamos, Chile? Educación de calidad para el destete.

  1. Falta precisar que también el derecho a la vida y las libertades de expresión, de opinión, de culto, de reunión, de asociación y de emprendimiento, comercio y trabajo suponen un gasto para el Estado. Ese “compromiso de no obstaculizarlos” (falta decir el “compromiso de garantizarlos”) exige, por ejemplo, un mecanismo/aparato o ,medidas para reprimir las violaciones (por ejemplo, del derecho a la vida) y garantizar las oportunidades (de opinión, culto, asociación, comercio y trabajo). El compromiso del Estado debe ser implementado por las instituciones públicas, el sector privado y la ciudadanía entera. En los Pactos Internacionales de derechos civiles y políticos y de derechos económicos, sociales y culturales todos los Estados se han comprometido a garantizar estos derechos.

    Claro que queremos una educación publica de calidad. Creo que todos queremos fomentar la cultura del trabajo, del ahorro y la prosperidad, pero también queremos fomentar el cultivo del alma, de la sensibilidad moral y artística, del intercambio constructivo, de la solidaridad.

    Nadie quiere un Estado excesivamente garantista. Solo hace falta un Estado que garantice los derechos y libertades universalmente reconocidos

  2. Has estudiado el invento del neoliberalismo y quienes son los que obligaron a que se implemente en el mundo?. Son los mismo discursos que estas repitiendo..

  3. Pingback: Anuncios de MB para mejorar Pensiones | Protege la inversión de tus ahorros previsionales·

  4. Pingback: Nada que ver la utilidades de AFP y la rentabilidad del fondo | Protege la inversión de tus ahorros previsionales·

Opina aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s