El estímulo monetario, las burbujas y la volatilidad

La primera reacción del gobierno norteamericano ante la crisis subprime a mediados del 2008 fue dejar caer al banco de inversiones Lehman Brothers, demostrando mano dura e inflexibilidad con aquellos que toman más riesgos de los que pueden afrontar e intentando desmistificar que jamás dejarían caer a una institución bancaria tan grande (too big to fail).

Craso error, porque de inmediato la crisis se propagó por todo el mundo y hoy, 6 años después, todavía los bancos centrales del mundo no tienen claro cuándo y cómo terminar con los estímulos monetarios masivos que se han inyectado en las respectivas economías para evitar una recesión parecida a la de los años 30 y recuperar cuanto antes el camino del crecimiento y el empleo.

Los EEUU, Japón y Europa (en menor medida) muestran cifras de recuperación del crecimiento y el empleo, lo que en conjunto con los estímulos monetarios y las bajísimas tasas de interés, han hecho crecer las rentabilidades de los mercados bursátiles.

No es fácil para la Reserva Federal norteamericana (ni para el Fondo Monetario Internacional, ni para el Banco Central Europeo, ni para el Banco de Japón, ni para el de Inglaterra) decidir cuál será el momento más oportuno para comenzar a retirar los estímulos (tapering) y a subir las tasas, cuando el solo rumor de su ocurrencia produce casi pánico bursátil.

En lo que va de este año, hasta el 18/09/2014, el S&P500 de la bolsa de Nueva York había rentado un 6,45%%.  Desde esa fecha hasta el 16/10/2014 cayó un -7,38%, borrando toda la ganancia del año.

SP500

Mi hipótesis es que la caída de las bolsa mundiales de las últimas tres semanas se explica por el término de la compra de bonos cuya reducción paulatina terminaba este mes de octubre, en que desaparecía.

Hoy 17/10/2014, tras anuncios norteamericanos y europeos de continuar con las inyecciones millonarias de liquidez, vemos que los mercados celebran, al menos hasta este momento, con alzas notables. Estos altibajos que observamos en las bolsas hoy, se repiten por tercera o cuarta vez desde que se comenzó a especular sobre el inicio del tapering. Cada vez que se producen dudas (Bajas) o confirmaciones (Alzas) respecto a la continuidad de los estímulos monetarios (incluye las especulaciones sobre el alza de las tasas de interés).

Asi las cosas, se da la paradoja que mientras mejores son las noticias y las cifras de crecimiento y empleo, mayor es la probabilidad de que, por fin, se retiren de dichos estímulos. Esto tendrá que ocurrir, tarde o temprano. Y la oportunidad de hacerlo es cuando exista evidencia de una recuperación sólida y sostenible de la economía global.

A mi entender los bancos centrales deberían cumplir su plan de retiro de dichos estímulos, porque envían una pésima señal a los mercados: NO SE PREOCUPEN, SIEMPRE PODREMOS INYECTAR MAS. Si buena parte de dichos estímulos se invierte en renta variable, estos serían en sí mismos una fábrica de burbujas.

Hasta que no se ponga fin a los estímulos monetarios masivos, los inversionistas y los afiliados a las AFP estaremos expuestos a altas volatilidades.

vix

Queda pendiente la pregunta del millón: ¿Cuál será la magnitud de la corrección de los mercados una vez que se retire dicho estímulo?

 

Una respuesta a “El estímulo monetario, las burbujas y la volatilidad

  1. Estimo que la compra de bonos termine no significa que bajará la liquidez del mercado. La compra ya realizada dejo a la «piscina»
    de la liquidez privada norteamericana bastante llena y esta liquidez continuará despues del término del proceso de compra de bonos, por que es probable que el mercado rebote con fuerza.

Opina aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s