La Igual-Libertad: Un consenso posible y prometedor

“Inspirado en valores de libertad con igualdad, desde una perspectiva de centro político en coalición con una izquierda renovada, Boeninger promueve tanto una estrategia como un modelo de paz nacional, con una economía liberal, una democracia política, y un conjunto de reformas sociales igualitarias”.

EB

“La igual libertad de Edgardo Boeninger” Margarita Serrano (biografía, Santiago, Uqbar editores, 2009, 215 pp. )

La libertad y la igualdad son las principales banderas de lucha política en nuestro país, en que izquierdas y derechas intentan imponernos sus respectivos valores, sin reconocer la posibilidad ni intentar su coexistencia, ahogando el posible diálogo y polarizando las posiciones, cada vez más.

La defensa de la igualdad ante todo, culpa al sistema capitalista de la creciente desigualdad en la distribución del ingreso y en las oportunidades de los ciudadanos, muchos de los cuales no pueden costear una educación y una salud de calidad. El discurso ataca al lucro, que es el alma del sistema. Es la motivación por la cual trabajadores y empresarios dan lo mejor de sí en sus respectivos roles en una economía de mercado. El principio “A cada a cual según su necesidad y de cada cual según su capacidad” promueve al Estado como mejor asignador de los recursos y elimina las motivaciones materiales de la innovación, el emprendimiento y el trabajo bien hecho.

En este caso estamos frente a un relato coherente y sólido, especialmente sensible y receptivo en la población de menores ingresos. Lamentablemente conduce a una utopía que no logra financiarse y que ha conducido a muchos países derechamente a la pobreza.

Muy distinto a la defensa de la libertad. Este relato no es sólido. Su debilidad está en que si no hay igualdad de oportunidades reales, no existe libertad para todos. Los que defienden la libertad tampoco son coherentes, porque también deberían defender la justicia y no actúan con la severidad que deberían en los casos de abusos, atropellos, colusiones y otras martingalas de público conocimiento. Entonces, el elector tiene perfecto derecho a preguntarse, ¿es que este sector defiende derechamente sus propios intereses en desmedro del bien común? Observe que esta puede haber sido la misma y única razón por la que la Concertación perdió la elección en 2009-10.

¿Por qué nadie en Chile, ni la derecha, defiende al mercado?

Mucho más coherente, más concreto y sólido sería articular el relato en torno a la defensa del mercado y la libre competencia en todas las actividades, con todas las regulaciones y normas antimonopolios, colusiones, estándares de calidad, etc. Esto es lo que asegura la verdadera igualdad de oportunidades y, más importante aún, la motivación para que inversionistas, emprendedores y trabajadores nos desempeñemos según nuestras máximas capacidades, generemos el máximo valor para la sociedad y para nosotros mismos. Esto requeriría un esfuerzo anticorrupción en serio. ¿O es que perderían el financiamiento de sus campañas?

Se acaba de aprobar la reforma tributaria y se tramita en el congreso la eliminación del lucro, la selección y el copago en la educación. No creo que haya quien se oponga a pagar más impuestos si esto permite mejorar significativamente la educación y la salud. Sin embargo, la corrupción imperante y la ambigüedad con que todos los sectores políticos la enfrentan, nos otorga a electores y contribuyentes, al menos, el beneficio de la duda.

La mujer del César no solo tiene que ser casta, sino que, además, tiene que parecerlo.

Anuncios

Opina aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s