La cultura del trabajo bien hecho, del esfuerzo y del ahorro

¿Por qué debería yo comprar estas ideas, si el corrupto, el delincuente y el ñoqui sobreviven perfectamente, sin mayores sobresaltos, ni esfuerzo, ni privaciones?

Ahorrista

Primero, y sobre todo, porque la riqueza de la sociedad es la suma del esfuerzo, trabajo y creatividad de todos.

Segundo, alguien tiene que trabajar productivamente. Algún día tendremos de dejar de depender de la mera extracción de nuestros recursos naturales. Alguien tiene que poner el esfuerzo, el trabajo y la creatividad. No parece justa una sociedad en que algunos trabajan y otros se van a la “cochiguaga”.

Por eso es tan importante la competencia.

La libre competencia y la inexistencia de monopolios que impidan la entrada de nuevos actores a las distintas industrias y fijen los precios a su conveniencia.

La razón social de cada empresa es la generación de valor para la sociedad mediante la producción y venta de bienes y servicios, sujeta, por suspuesto, a las limitaciones éticas, legales y de sustentabilidad.

La capacidad de competir da al hombre el incentivo necesario para trabajar cada vez más productivamente y así alcanzar una mayor recompensa. Esta recompensa, remuneración o lucro, no puede ser a cualquier costo, ni en desmedro de los intereses de sus clientes, colaboradores, socios o accionistas minoritarios.

La ausencia de este incentivo es lo que condena al ideal socialista a la mediocridad, porque induce a los individuos a realizar el mínimo esfuerzo necesario.

¿Para qué esforzarme más si de todas maneras recibiré de acuerdo a mis necesidades?

Para que el año 2016 sea realmente el año de la productividad que anunció la Presidenta Bachelet, es fundamental que estas ideas se difundan y refuercen, no solo a través de la educación pública, sino especialmente a través de una adecuada protección de la libre competencia que permita premiar el esfuerzo, creatividad e innovación de las personas y de las empresas.

La impunidad de los recientes fraudes, colusiones y otras martingalas realizadas justamente por quiénes deberían mostrar el camino a las mayorías, es un importante escollo a la difusión de esta cultura, y por extensión a nuestro desarrollo.

 

Anuncios

Opina aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s