Manotazos de ahogado

Alguna vez me enseñaron que lo más peligroso al intentar salvar a alguien que se ahoga, es que, en su desesperación, se aferrará a lo que pueda y, si lo logra, es posible que se ahoguen los dos. Lo fundamental es la forma de tomar al individuo para inmovilizarlo y a la vez mantener su cabeza fuera del agua. Logrado eso, recién comienza el largo y esforzado camino de regreso a la orilla.

Las ideas colectivistas se ahogan en Chile y, en su desesperación, podrían causar aún más daño del que ya han hecho.

Y no es que las ideas de solidaridad sean malas. Al contrario. Es imprescindible que la sociedad apoye solidariamente a los niños, a los enfermos, a los incapacitados y a los viejos. Necesitamos un buen sistema de seguridad social.

Más importante es promover la cultura del trabajo bien hecho, la perseverancia y el ahorro, para que los requerimientos de solidaridad sean mínimos. No podemos educar para ser cargas del estado. Tenemos que hacerlo para ser trabajadores, independientes, emprendedores o inversionistas. ¿Cuántos pequeños emprendedores no formalizan su actividad porque perdería tal o cual subsidio?

Lo que ocurre es que la amenaza real de perder el poder nos lleva por el camino popular y simplista de las balas de plata y de  un nivel de improvisación indigno de autoridades del estado. El objetivo es ganar las elecciones a toda costa. Ya veremos como se arregla la carga en el camino.

Craso error, porque aunque arreglemos la carga en el camino, lo que en la práctica ocurre es que nos desviamos del camino del sacrificio individual, condenamos al sector privado por “hacer negocio” con la educación, con la salud, con la seguridad social y con cualquier otra actividad que sea sindicada como derecho inalienable del hombre.

Al prohibir el lucro en cualquier actividad despilfarramos el potencial aporte del sector privado y condenamos a los consumidores a una oferta única, que puede ser excelente, mediocre, mala o muy mala, pero única: la del estado. Y todos sabemos lo que ocurre cuando un monopolio domina en cualquier actividad económica. ¡Para que decir si el titular es el estado!

Atención con las promesas y ofertones de última hora que continuarán, mientras quede oxígeno, hasta las elecciones de noviembre.

 

 

 

Anuncios

4 Respuestas a “Manotazos de ahogado

Opina aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s