¿Hay voluntad de mejorar las pensiones hoy?

Existe acuerdo transversal en que las pensiones son malas, en que hay que aumentar la contribución para compensar la baja densidad de las cotizaciones y en que se deben mejorar las pensiones mínimas garantizadas.

Sin embargo, nadie aborda modificar las fórmulas con que hoy se calculan las pensiones, las que a mi juicio, se deben modificar con urgencia para:

  • mejorar las pensiones, en cuanto a monto y estabilidad
  • para evitar que el sistema sea una fábrica de herencias o
  • se obligue al pensionado ceder los ahorros de su vida a cambio de una renta vitalicia.

Las actuales normas de cálculo de los retiros programados (modalidad en que su pensión se financia con sus ahorros previsionales y de la rentabilidad obtenida) no generan pensiones estables, sino decrecientes, y sub utilizan los ahorros acumulados, por las siguientes razones:

  • Los pensionados no podemos acceder a los fondos más rentables. Sin ir más lejos, por no poder acceder al fondo A, nos perdimos un reajuste de 17% de nuestras pensiones para 2018.
  • La tasa estimada que se utiliza para calcular las pensiones año a año (Que se determina mediante una refinada y compleja fórmula) es menor incluso que la tasa rentabilidad promedio del fondo E (más conservador). No obstante, en septiembre de 2016, el superintendente de AFP, ya tuvo que reajustar dicha tasa en un 50% porque de lo contrario las pensiones por retiro programado de hombres y mujeres habrían caído 6 y 6,6%, respectivamente durante 2017.
  • Cada año que pasa, nuestra expectativa de vida aumenta, y con ello, nuestra pensión disminuye. Esto se resuelve fácilmente fijando edades de auto financiamiento, por ejemplo 94 y 98 años, para hombres y mujeres, y después de eso un subsidio o seguro de longevidad, de mínimo costo para el estado.
  • El cálculo de su pensión considera el financiamiento de todos sus beneficiarios según sus expectativas de vida. Esto debilita sustancialmente el monto de la pensión. Más simple y claro, es seguir pagando la pensión del causante fallecido a los beneficiarios o distribuir el saldo en la herencia, según opten los mismos beneficiarios. Es decir, mantener el ingreso familiar como si el causante no hubiese fallecido.

Estos aspectos se pueden resolver hoy sin mayores costos para el estado, liberando el acceso a los multifondos, creando un 6º multifondo de rentabilidad garantizada, estableciendo límites de auto financiamiento con subsidios o seguro de longevidad y eliminado los beneficiarios del cálculo de las pensiones.

A nadie parece quitarle el sueño mejorar la calidad de las pensiones hoy: a los anti capitalistas porque se validaría el modelo;  a los pro AFPs porque perjudicaría el negocio de las compañías de seguros.

 

Anuncios

Opina aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s