Más AFP, Menos AFP: Un falso dilema

El movimiento No+AFP tuvo su auge y caída en menos de 3 años. Según ellos, llegaron a movilizar más de un millón de personas y en la última convocatoria difícilmente alcanzaron las 6 mil. Su intento de boicot llamando a cambiarse al fondo E, terminó por desacreditarlos absolutamente, por las millonarias pérdidas sufridas por sus seguidores.

Sin embargo, el problema no se ha resuelto. Y es que la mala calidad de nuestras pensiones parece endémica. Excepto si estás en la CAPREDENA, o eres parlamentario o perteneces a cualquier otro grupo privilegiado que gana mensualmente más de 40 veces el sueldo mínimo.

Lo primero que debería ocurrir entonces es que todos tengamos el mismo sistema previsional; cancha pareja y reglas del juego iguales para todos.

Lo segundo es decidir si es o no obligatorio que los trabajadores realicen aportes para su jubilación. Parece obvia la necesidad de que sea obligatorio si se piensa en que la sociedad no se puede dar el lujo de abandonar a quiénes dejan de trabajar sin haber tomado las previsiones del caso. Sin embargo, en promedio, casi un 40% de los trabajadores no cotiza porque no trabajó, porque es independiente o porque tiene un trabajo informal sin contrato, aportes de salud, ni previsión.

Lo tercero es que definamos nuestra preferencia por sistemas de reparto (fondo común) o cuentas de capitalización individuales. Está muy claro (para mí, al menos) que los sistemas de reparto tienden a quebrar porque no es sostenible que los trabajadores activos financien las pensiones de quiénes ya no trabajan, por la tendencia a la baja de las tasas de fecundidad y al alza de la esperanza de vida; tarde o temprano los trabajadores activos serán menos que los pasivos y el sistema tendrá que financiarse con deuda. Les pasa lo mismo que a los esquemas Ponzi o estafas piramidales.

Esta experiencia ya la viven la mayoría de los sistemas previsionales de los países desarrollados y en muchos se ha agravado por el aumento sostenido de los beneficios prometidos por los políticos en campaña. Si un candidato puede prometer aumentar las pensiones sin explicar o acreditar de dónde se financiará, la sociedad tiene un problema.

Si a este cóctel le agregamos que el poder político decide en dónde se invertirán los fondos o los excedentes, las posibilidades de un descalabro financiero aumentan explosivamente. Lo que nos lleva la cuarta consideración: ¿preferimos administración estatal o privada de los fondos previsionales? Cualquiera sea nuestra decisión, tiene que haber una estructura de control exhaustiva sobre los límites de inversión y la elegibilidad de emisores e instrumentos. ¿Quién controlaría al administrador estatal? ¿Otro ente estatal? Pudiendo elegir, me parece mejor que administre un privado y controle un organismo fiscalizador estatal.

Un quinto elemento a considerar es ¿cuanto aporte y cuánto subsidio?. Idealmente el sistema debería auto financiarse; es decir la pensión de cada trabajador depende de sus aportes y de la rentabilidad obtenida. Pero esto no es posible, porque siempre habrá casos merecedores de subsidios, los que deben ser considerados en su mérito. Lo que no puede ocurrir es que los subsidios sean tan atractivos que desincentiven absolutamente la necesidad de realizar aportes o que, derechamente, incentiven el trabajo informal.

Finalmente deberíamos considerar la libertad de elección de los trabajadores, tanto en la elección del administrador de sus fondos entre una oferta pública y privada, como del tipo de fondo en que quiere invertir los ahorros de su vida. En este aspecto la oferta de multifondos se puede ampliar significativamente creando fondos más específicos, por ejemplo, bonos estatales para minería, energía o infraestructura, renta variable nacional, renta variable o fija en paises determinados, etc.

La AFP estatal, una de las promesas incumplidas del gobierno de Michelle Bachelet, jugaría un rol fundamental para mejorar la competencia, siempre y cuando las reglas del juego sean las mismas para todos los administradores, en especial, que la Superintendencia de AFP siga aplicando su habitual rigurosidad  sobre la AFP estatal.

 

 

 

 

Anuncios

2 Respuestas a “Más AFP, Menos AFP: Un falso dilema

  1. 1) No logro entender porque ningun gobierno implementa soluciones simples como la que he escuchado a varios : Abrir a cada persona que nace una cta de capit. individual con 1,5 millones esto significa que al 6% de rentab. anual promedio del fondo A tendria a los 65 años aprox 100 millones. y considerando que trabaja desde los 25 años a los 65 imponiendo “” solo $ 40.000 “” en promedio mensual equiv al 10% de su renta mensual, al mismo 6% de rent. tendria aprox $ 80 Millones mas .
    Y con 180 Millones prácticamente nadie se pensionaria con menos de
    “” $ 850.000 “” y notese que considere una renta o sueldo promedio de $ 400.000 que entiendo es el promedio de la poblacion chilena . Ni hablar de las muy buenas pensiones de quienes tuviesen sueldos superiores.
    2) Para quienes estan ya pensionados una buena manera de incrementar sus pensiones seria liberandolos de TODO impto y acceso sin costo a locomocion y subsidio a servicios basicos .
    Y manteniendo estos subsidios solo hasta que se empiecen a pensionar los que recibieron, 1,5 millon quienes tendran pensiones tan buenas que ya no sera necesario que el estado incurra en el costo de los subsidios mencionados.

    Pero todo se empantana en proposiciones ideológicas, enredadas técnicamente y de dudoso efecto o simplemente mezquinas de los gobiernos.
    Ya que entiendo que 1,5 millones x cada persona que nace seria algo asi como 800 Millones de dolares y para tener una idea de la cifra solo el transantiago pierde esta cantidad anual. Esta clarisimo entonces que con buena eficiencia del estado quizas podria ser mas de 1,5 millones por persona. Y cada año iria disminuyendo el monto total considerando como disminuye la tasa de natalidad.

    Un gran filosofo dijo : Normalmente la solución más simple tiende a ser la mas efectiva.
    ¡ Que están esperando los gobiernos del color que sean , y especialmente este entrante el cual se luciría con estas simples soluciones a un gigantesco problema como el de las bajas pensiones !

Opina aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s