¿Termina la carrera de la rentabilidad cuando nos pensionamos?

¿Hasta cuándo debo ocuparme de la rentabilidad de mis ahorros?

Ya he explicado que el principal problema para calcular el monto de una pensión óptima está en que no sabemos cuándo vamos a morir.

Si sobreestimo el monto, el saldo se agotará a medio camino.

Si lo subestimo, sobrará un monto de dinero, que puede constituir herencia, que no habrá servido para mejorar la pensión.

La solución a este problema tiene una solución simple, que describo en “Seguro de Longevidad”

Hoy quiero demostrar que, al contrario de lo que muchos piensan, cuando te pensionas solo estás a medio camino de la carrera por la rentabilidad de tus ahorros.

Para construir este gráfico hemos utilizado los supuestos del seguro de longevidad, que los hombre viven hasta los 94 y las mujeres hasta los 98. Esto es 15 años más que nuestras esperanzas de vida al nacer en Chile.

El área roja representa la rentabilidad obtenida, la azul, los aportes realizados y la verde, las pensiones obtenidas año a año, todo esto suponiendo una rentabilidad real anual uniforme de 5,11%.

Este gráfico nos permite concluir que un 56% de la rentabilidad total, se percibe durante la etapa pasiva, es decir, después de pensionados, y que, a esa tasa de rentabilidad, el 82,85% de las pensiones pagadas se financiaron con la rentabilidad obtenida. Los aportes del trabajador financiaron tan solo el 17,15% restante.

¿Por qué es tan importante el momento en que nos pensionamos?

Cuando decidimos pensionarnos, los trabajadores debemos también decidir si optaremos o no por una renta vitalicia.

Las compañías de seguros te ofrecerán una pensión fija en UF por el resto de tus días, a cambio de la propiedad de los ahorros previsionales de toda tu vida: tu fondo de pensiones.

Si tomamos esta opción, debemos tener claro que estaríamos renunciando al 56% de la rentabilidad de nuestro fondo y que a la compañía de seguros le basta con obtener una rentabilidad R sobre tu fondo para financiar tu pensión hasta el infinito, y aún así, quedarse con el total de tus fondos.

La tasa R que produce este punto de inflexión se calcula así de simple:

Por ejemplo, si una compañía de seguros te ofrece una pensión vitalicia de UF35 y tu fondo de pensiones es de UF10.000 ($287.040.700), significa que a la compañía le bastaría con obtener un 4,2% de rentabilidad real anual para financiar el pago de tu pensión para siempre, quedándose con el 100% de tus fondos.

Esto porque R = (35 x 12) x 100 / 10.000 = 4,2%

Observe que la tasa técnica con que se calculan los retiros programados (manteniendo la propiedad de tus fondos y recibiendo la pensión pagada por tu AFP) es de 3,5% y que la rentabilidad real anual promedio del fondo C, desde que existe el multifondo es de 5,11% (misma utilizada en el ejercicio del primer gráfico)

Esto nos lleva a la importancia de modificar forma de cálculo de la tasa técnica porque tasas muy bajas favorecerán desmedidamente a las compañías de seguros y a eliminar las restricciones de acceso a los fondos de mayor riesgo a los mayores y a los pensionados porque les permitirá acceder a los fondos más rentables, desmentida la amenaza de la premura del momento de pensionarse: la carrera sigue al menos 30 años más.

 

Opina aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s