Retiro del 10%: La marraqueta está más crujiente esta mañana

La promulgación de la ley que autoriza el retiro del 10% de nuestros fondos de pensiones representa, además del evidente alivio financiero a muchos que lo están pasando mal, una inyección de adrenalina al consumo.

Aún los que no necesitemos realizar el retiro ahora, tendremos

  • liquidez, por la posibilidad de retirarlo o traspasarlo a nuestra cuenta de ahorro voluntario, hasta dentro de un año
  • ahorro tributario, porque el retiro está exento de impuestos, y
  • libertad absoluta para elegir en qué multifondo depositarlo .

Por eso, nuestra recomendación para quien no necesite el dinero en efectivo ahora, es solicitar la transferencia de su 10% a su cuenta de ahorro voluntario.

Además de los beneficios mencionados, contribuirá a disminuir el daño  que la liquidación masiva de instrumentos producirá al mercado local y, por extensión, a lo que quede de nuestros fondos de pensiones.

Advertía Andrés Velasco que en realidad, esto no va a provocar el desplome de las bolsas de valores locales, y creo que tiene razón. El efecto debería ser marginal y transitorio en la renta variable local.

El daño más grande se producirá en el mercado de la renta fija. El alza de tasas afectará a los bonos y a los créditos hipotecarios. Se encarecerá durante un buen tiempo el crédito para las personas y para las empresas, obligando al Banco Central a intervenir.

En menor escala también deberá  intervenir para contener la caída del precio del dólar, fundamental en una economía exportadora, provocada por la liquidación de instrumentos en el exterior.

También es muy probable que caiga, producto de esta medida, la clasificación del riesgo del país.

POR TODAS ESTAS RAZONES, SI PUEDE, NO LIQUIDE SU 10%.

La promulgación de esta ley que permite el retiro del 10%, tiene además, otras consecuencias positivas.

Nuestra democracia sale fortalecida porque se impuso la voluntad de la mayoría y el ejecutivo, a pesar de no estar de acuerdo con ella, renuncia a su derecho de veto, promulga la ley e inmediatamente instruye las formas y procedimientos para que el retiro llegue a quienes lo necesitan de la forma más rápida y expedita posible. No deja de ser notable, porque es normal en nuestra democracia que los derrotados intenten impedir el “cúmplase” de lo aprobado por la mayoría, recurriendo a infinidad de resquicios legales y administrativos.

Pero, lo más importante, a mi entender, es que se ha transparentado la intención de algunos sectores de terminar con el sistema de capitalización individual. Esto lo demuestran los discursos con que muchos parlamentarios justificaron su apoyo a la medida, de su rechazo a la indicación que declaraba los fondos inexpropiables y del proyecto de ley que los declara “bien de interés nacional” ya presentado a la cámara, paso previo a la expropiación de cualquier cosa.

Es muy importante entender que la diferencia entre una reforma estructural al sistema de capitalización individual y su destrucción, es precisamente la necesaria expropiación de los fondos de pensiones.

Si no fuera así, ¿Cómo se financiaría el nuevo sistema de pensiones que proponen?

Definitivamente, la marraqueta está más crujiente esta mañana.

Opina aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s