Amenaza de expropiación de nuestros fondos de pensiones

FondoAlerta existe para que nuestros clientes obtengan la mejor rentabilidad y seguridad de sus fondos de pensiones.

Por eso, no podemos dejar de advertir la amenaza de expropiación que se cierne sobre nuestros fondos de pensiones.

La sobrevivencia del mecanismo de ahorro y capitalización en cuentas individuales de nuestro sistema de pensiones se ha transformado, a mi juicio, en la madre de todas las batallas de la política contingente en nuestro país.

La mala calidad de las pensiones ha facilitado el descrédito del sistema. Esto sucede porque con bajos niveles de densidad de cotizaciones, trabajo informal y subdeclaración de las remuneraciones reales, las pensiones son muy pobres comparadas con las remuneraciones percibidas durante la vida activa.

La comisión Bravo (2016) y otros especialistas comparten transversalmente la necesidad de aumentar la contribución y mantener el sistema de capitalización individual. La discusión de la reforma previsional que aborda el tema, duerme plácidamente en el congreso porque a la oposición no le interesa mejorar el actual sistema, sino refundarlo.

Nuestros fondos de pensiones han acumulado 194.967,72 millones de dólares a Septiembre de 2020, de propiedad de más de 10 millones de trabajadores. Un 69% del PIB de Chile a Diciembre de 2019, un botín nada despreciable.

75 de cada 100 de esos dólares ha sido aportado por la rentabilidad obtenida de las inversiones realizadas por las AFP. Un registro difícil de igualar.

Los partidarios de los sistemas de reparto desestiman el inmenso potencial del esfuerzo individual y promueven una expropiación implícita de nuestros fondos de pensiones, ya que no se puede transitar a un sistema de reparto sin utilizar los fondos de pensiones personales para el financiamiento de las pensiones de todos.

Para lograr su declarado objetivo, la campaña “NO +AFP” partió movilizando miles de personas culpando de la mala calidad de las pensiones a las AFP, apoyaron programas de gobierno que contemplaban explícitamente la expropiación de los fondos de pensiones (Guillier, derrotado en 2017) y, ahora, después del estallido social y la pandemia, patrocinando retirar, primero un 10% por una única y excepcional vez, luego un segundo 10% e incluso la devolución del 10% de las rentas vitalicias. Ambas en discusión en este momento.

Además del daño patrimonial que producen estos retiros en los mercados relevantes, empeoran aún  más las pensiones de sus protagonistas, en abierta contradicción con la causa original invocada: las malas pensiones.

Lo peor del caso es que, casi 2 millones de trabajadores quedaron sin saldo en sus cuentas individuales después del primer retiro. De un segundo retiro podríamos esperar una cifra similar. Se acumularían 4 millones de trabajadores sin saldo en sus cuentas individuales. Es decir que a 4 de cada 10 afiliados les convendría la expropiación de nuestros fondos de pensiones.

La estrategia es clara. La invitación es a defender la propiedad de nuestros fondos de pensiones.

Opina aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s