Cómo la idea de evitar pérdidas podría degenerar en una mutilación de la libertad de elección de multifondo.

Según esta recomendación todos los mayores de 31 años deberían renunciar a las rentabilidades del fondo más riesgoso. No la compartimos en lo absoluto. Ni siquiera para los mayores de 61 años.

¿Cómo nació la idea de FondoAlerta?

Tal como la mayoría de los trabajadores en Chile, delego la administración de mi cuenta de capitalización individual obligatoria (CCIO) para financiar mi pensión, en una Administradora de Fondos de Pensiones (AFP) de mi elección. Adicionalmente, el instrumento de inversión favorito ha sido el Ahorro Voluntario o Cuenta 2 por su rentabilidad, seguridad, costo y liquidez.

Antes de que existiera el multifondo en el sistema de AFP, mis únicas opciones eran entrar (hacer un depósito) o salir (hacer un retiro) del Ahorro Voluntario según fuera la rentabilidad observada y el riesgo comparado de las alternativas disponibles en el mercado. Existía un solo fondo parecido al actual fondo C y con la cuenta de capitalización obligatoria no podía hacer ningún movimiento.

A pesar de que en aquel entonces mis decisiones de entrar y salir eran bastante intuitivas me iba bastante bien porque solo me retiraba si percibía que venía una caída medianamente grande en la rentabilidad. Una vez que el panorama se despejaba, volvía a entrar. Hacía muy pocos movimientos. No era necesario y, además, existía la restricción de un máximo de 4 giros al año para la Cuenta de Ahorro Voluntario.

Cuando partieron lo multifondos en octubre de 2002, la gestión de mis inversiones de mi ahorro voluntario se simplificó, porque ya no tenía que hacer ningún retiro, sino que bastaba con cambiarme de fondo.

La cuentas obligatoria y voluntaria las cambié inmediatamente al fondo más riesgoso, y permanecieron en él siempre, excepto en un par de ocasiones entre 2005 y 2007, en que evité pérdidas menores.

A mediados de 2008 empezamos a ver los primeros síntomas de la crisis subprime, y la verdad, fueron señales muy contundentes, sobre todo, de la magnitud de la crisis que se venía. Costaba creer que las bolsas del mundo pudieran caer en tales proporciones. Al mismo tiempo, todas las autoridades financieras del país recomendaron a los 4 vientos mantener la calma y no cambiarse del fondo A.

Sin embargo, terminamos convenciéndonos, de que era inminente la crisis, a comentarlo con amigos, colegas y familiares, y a sugerirles que lo sensato era refugiarse en el fondo más conservador hasta que pasara la crisis.

Fue en una de esas conversaciones, en que alguien me hizo ver el enorme valor del consejo y ¿por qué no comercializarlo?

Así fue como desarrollamos nuestros primeros modelos, definimos el contrato de suscripción, abrimos nuestro sitio web y ya en julio de 2008 aceptamos las primeras suscripciones pagadas.

Gracias a nuestros consejos, muchos trabajadores pudieron evitar las pérdidas de más de 35% del fondo más riesgoso en el año 2008 (dependiendo de la renta y el saldo, esto puede equivaler a una laguna previsional de 12 años o más) y en el 2009 aprovechar el 40% de alza que tuvo el mismo fondo.

Evitar pérdidas equivale a aprovechar ganancias.

Desde entonces, todos los años, nuestros modelos se someten a procesos de afinamiento de parámetros, reconfiguración de criterios y backtesting, lo que nos permite probar en retrospectiva cómo habrían sido nuestros resultados si hubiésemos aplicado desde el inicio los nuevos criterios y parámetros. De esta forma la rentabilidad esperada de nuestros modelos mejora año a año por sobre la del fondo benchmark.

Algunas veces es posible predecir el comportamiento de los mercados, pero no es posible hacerlo siempre. Los resultados del último proceso de puesta a punto de nuestros modelos nos arrojan las siguientes resultados por sobre la rentabilidad nominal anual del fondo A:

  • En todo el período observado (2008-2020) : +6,2%
  • En los años de baja rentabilidad bursátil : +18,3%
  • En los años de alta rentabilidad bursátil : +0,2%
  • Cantidad promedio de cambios de fondos al año: 3,3

Aunque no podemos garantizar de ninguna manera que estos resultados se repliquen en los próximos años, la conclusión que interesa de estas cifras es que este modelo, por la vía de evitar las pérdidas de las grandes crisis, obtendría en promedio nominal anual un 6,2% más que el fondo más riesgoso y rentable.

El supuesto que soporta este modelo de decisiones es que la volatilidad llegó para quedarse, que las fluctuaciones de los mercados serán cada vez mayores en amplitud y en frecuencia. Vivimos en una época en que la única constante es el cambio y el ámbito financiero es especialmente sensible a ellos por su nivel de integración global y porque la velocidad de las comunicaciones y el nivel de automatización que permite la tecnología actual, desencadenan procesos prácticamente instantáneos.

El uso de modelos matemáticos permite predecir el comportamiento de la rentabilidad a base de la información observada, los parámetros y los criterios de decisión del modelo. La calidad de las predicciones de cada modelo estará dada por la rentabilidad de largo plazo que logre respecto de su patrón de comparación.

Entendemos que, en el largo plazo, siempre un portafolio de mayor riesgo será más rentable que uno más conservador. Por lo mismo, si tuviéramos que decidir un fondo para no moverse más,  aconsejaríamos el fondo A.

Por eso nuestro benchmark es la rentabilidad del fondo más riesgoso (A).

La industria naciente

En la actualidad existen unos 8 a 10 asesores de gestión de multifondos. Unos más caros, otros más baratos, incluso los hay gratuitos.

Hay uno en particular que ha tenido un éxito comercial arrollador. Dice tener 150 mil clientes. El resultado de sus estrategias, sin embargo, ha sido cuestionado por varios estudios. Uno, publicado por la Superintendencia de Pensiones, afirma que habría sido más rentable quedarse en cualquiera de los fondos que haber seguido sus recomendaciones.

Sin embargo, las personas somos libres de contratar la asesoría que nos parezca más conveniente.

Impacto de los cambios masivos

El problema real son los cambios de fondos masivos y su  impacto en los mercados financieros y por extensión a los fondos de los propios afiliados, estén o no suscritos a alguna asesoría de gestión de multifondos. Está demostrado que su ocurrencia afecta  a las tasas de interés, al tipo de cambio y al valor de los activos que las AFP tienen que salir a vender o comprar, cada vez que son muchos los cambios de fondos.

En términos simples si muchos vendemos de lo mismo en grandes cantidades haremos caer sus precios y viceversa al comprar: venderemos barato y compraremos caro.

Aunque estos efectos son pasajeros, los valores de los activos finalmente retoman su equilibrio. Pero, si esto ocurre 24 veces al año, estamos hablando de un cambio masivo cada 15 días.

Otro agravante es que las recomendaciones de cambio de tipo de fondo se difunden en las redes de cada suscriptor, amplificando su alcance fácilmente de 3 a 6 veces.

Esto ha hecho que las autoridades financieras del país intenten detener esta fuente de ruido para el mercado y estén proponiendo restringir los cambios de fondos en cantidad de veces al año, solo a fondos adyacentes o aumentando los plazo de materialización de los mismos.

También ha comenzado un proceso de fiscalización de los asesores de gestión de multifondos a través del SERNAC por eventual publicidad engañosa.

Al igual que los administradores de grandes fondos de inversión, también podrían estos nuevos actores incurrir en malas prácticas como la difusión de recomendaciones para favorecer sus propios intereses e inversiones. La figura del front running, penada por las leyes chilenas, consiste por ejemplo en que alguien que quiere deshacerse de una gran posición en un activo cualquiera difunde noticias falsas o recomendaciones de compra que favorecerán su propia intención de venta. La historia de nuestra plaza bursátil no está precisamente exenta de estos casos.

Otra arista que puede ocurrir es que, utilizando estos mismos modelos predictivos, algunos se vieran tentados a administrar fondos de terceros, como de hecho ocurrió con nefastos resultados en un caso, tanto para los captadores como para los clientes que confiaron en ellos.

¿Es sostenible esta industria?

Venimos hablando del negativo impacto de los cambios masivos de fondos desde hace ya varios años y para evitar generar daño a nuestros clientes y a los mercados, tomamos las siguientes medidas, algunas desde 2008, las últimas desde 2012:

  • Nuestras recomendaciones son únicas, confidenciales y simultáneas para todos nuestros clientes.
  • Los ahorros previsionales del representante legal de FondoAlerta se mueven exactamente en la dirección y oportunidad en que son difundidas nuestras recomendaciones.
  • Limitamos nuestra oferta a un máximo de una milésima parte del total de afiliados a las AFP
  • Jamás prometimos ni garantizamos la obtención de rentabilidad alguna. Entendemos que nadie puede garantizar resultados y que, quien lo haga, en general estará mintiendo.

MultifondoLibre

El multifondo democratiza el proceso de las inversiones de nuestros fondos de pensiones. Nunca antes en la historia, los trabajadores tuvimos voz ni voto en este aspecto.

Los cambios de fondos ya tienen restricciones que son inaceptables:

  • Ni los más viejos ni los pensionados pueden optar a los fondos de mayor riesgo producto de una visión paternalista y discriminatoria basada en que estas personas tendrían menos tiempo para recuperarse de una crisis. Absurdo: el peor caso, el de un hombre de 55 años, le quedan 30 años de sobrevida, de acuerdo a su esperanza de vida al nacer (Censo 2015).
  • El plazo de materialización es de 4 días hábiles, lo que discrimina la decisión financiera de los trabajadores respecto a todo el resto de los actores del mercado financiero local e internacional.

Deberíamos elegir multifondos sin restricciones y con plazos de materialización de 1 día hábil (como fue al principio).

Introducir las restricciones a los cambios de fondos que está proponiendo el Ministerio de Hacienda afectaría gravemente la libertad de emprendimiento de esta naciente industria, la libertad de recibir asesoría y de escoger cuánto riesgo tomar con sus fondos de pensiones de los trabajadores en Chile.

El analfabetismo financiero y previsional de los trabajadores en Chile, que es reconocido por todos los estudios que se han hecho al respecto y no da señal alguna de superación, es la razón de ser de las asesorías de gestión de multifondos. La iniciativa privada que emerge para subsanar un déficit educacional de la población.

El hecho de que algunos actores de cualquier industria infrinjan las normas legales obliga al estado a investigar y, eventualmente, a condenar la comisión de las infracciones o delitos. Afectar a toda una industria y de paso limitar aún más los cambios de tipo de fondos, cercenando la libertad de elección, sería equivalente a que producto de la colusión de las farmacias o del papel higiénico, la autoridad decidiese fijar los precios de dichos productos. Es decir, el remedio es mucho peor que la enfermedad.

Existe, sin embargo, una simple solución que obligaría a clientes y a asesores a pensarlo dos veces antes de tomar una decisión de cambio, evitaría los cambios masivos y el gasto en discusiones parlamentarias y en  la cantidad de recursos para “regular” este tipo de asesorías.

La ley contempla una forma de restringir los cambios de fondo: las AFP podrían cobrar (si quisieran) por cada cambio de fondo a contar del cuarto dentro del año calendario. Y parece justo, porque cada cambio implica un costo y estos no pueden ser gratuitos indefinidamente.

¿Por qué no lo han hecho aún? Esa es una solución de mercado.

Opina aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s