Políticos no dan el ancho. No son las AFP. Un llamado urgente a la movilización ciudadana.

Todos estamos de acuerdo en que las pensiones son malas.

Sin embargo, todas las propuestas de reformas al sistema de pensiones duermen en el parlamento. La calidad de las pensiones no es una prioridad para la clase política. Sin excepciones.

En lugar de corregir los defectos del sistema, al menos tres candidaturas presidenciales proponen la expropiación de los fondos y, paradojalmente, parte del oficialismo propone la destrucción del Sistema de Capitalización Individual (SCI), mediante el retiro del 100%.

Son los políticos los que no dan el ancho. No el SCI.

  1. En su afán de hacerse del poder, han exacerbado el legítimo descontento con las pensiones, demonizando a las AFP y por extensión al SCI, mediante una máquina propagandística exitosa e implacable.
  2. Las causas de las malas pensiones no son las AFP. Lo dicen todos los estudios y comisiones que han trabajado el tema desde hace 15 años. (ver más sobre las mejoras aquí)
  3. El SCI, administrado por las AFP y controlado exhaustivamente por la Superintendencia de Pensiones y la Comisión del Mercado Financiero, por el contrario, ha sido a) el motor principal de 40 años de crecimiento económico, disminución de la pobreza, cuasi eliminación de la extrema pobreza y la creación de empleo, en su calidad de fuente de financiamiento del estado y de las empresas chilenas y extranjeras, y b) Ha permitido generar una rentabilidad anual promedio de UF+8% en el mismo período a los fondos de los trabajadores, lo que significa, en la práctica que cada peso aportado por el trabajador se multiplica por quince (15X) durante su vida previsional. Esta rentabilidad obtenida equivale a cuarenta y tres veces (43X)  las comisiones pagadas en la AFP más cara.
  4. La eventual expropiación o nacionalización de nuestros fondos implica a) Una enorme pérdida patrimonial de los trabajadores, b) la desarticulación de la principal fuente de recursos financieros del mercado financiero local, c) nada asegura la eficiente asignación de estos recursos entre el estado y las empresas, d ) permitiría la arbitrariedad en la  asignación de los mismos. El administrador estatal no podrá oponerse a las instrucciones del gobierno de turno, perdiéndose la principal misión de las AFP: obtener la mayor rentabilidad y seguridad de los fondos de pensiones de los trabajadores y e) lo peor de todo, es el aumento del poder político sobre la ciudadanía, debido al control de la administración de nuestros fondos de pensiones sin ningún contrapeso.
  5. El eventual retiro del 100%, suena muy popular, pero sería equivalente a provocar premeditadamente una corrida bancaria. Con suerte lograríamos obtener un 50% del valor de nuestros fondos actuales, porque obligaría a las AFP a liquidar todas sus posiciones. El exceso de oferta produciría utilidades financieras siderales a los que compren. Utilidades de la magnitud de nuestras pérdidas.

Por todo esto es que hacemos un llamado urgente a la movilización ciudadana a firmar esta petición aquí y a promover y a difundir esta idea antes de que la destrucción del Sistema de Capitalización Individual nos haga retroceder 100 años. No lo digo yo, lo hace el  presidente del Banco Central de Chile.

Opina aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s